CUALIDADES Y ACTITUDES MÁS SOBRESALIENTES

Cualidades y Actitudes

Valores transmitidos

 

Humilde

Sencilla

Sabía escuchar

Reflexiva

Servicial

Paciente

Solidaria

Pobre de espíritu

Comprensiva

Alegre

Orante

Tenaz

Optimista

Contemplativa

Luchadora

Maternal

Sacrificada

Entregada a la providencia de Dios.

Fraterna

Evangélica

Atenta a las necesidades

Escueta

  • La Fraternidad: considerando a toda persona sin condición alguna como hermano, porque todos somos hijos del mismo Padre Celestial. En el servicio de los enfermos y de la educación a niños y jóvenes.
  • La Minoridad: viviendo la pobreza según de nuestro Padre San Francisco. En el comienzo de su obra de fundación, supo practicarla confiando en la providencia de Dios. También manifestando la humildad, aceptando de sí misma y de los demás con alegría, por ser creado a imagen y semejanza de Dios.
  • La Eclesialidad: comprendió el respeto por las autoridades de la Iglesia y se dejó guiar por ellas, para la realización de su obra en todo momento.
  • La Apostolicidad: Se convirtió en Apóstol de la Caridad.
  • El Evangelio: Porque su servicio fue para extender el reino de Dios, que Jesús vino a traer para todos los hombres.
  • Amor a los niños: porque para ella al educarlos era como educar al mismo Niño Jesús en sus personas, o ser para ellos una caricia del mismo Niño que los mira y cuida a través de sus manos y de su corazón.
  • Servicio a los enfermos porque era como confrontar al mismo Cristo sufriente.
  • Madre y educadora de la fe: porque educaba y enseñaba en el Catesismo.
  • La Vida consagrada: porque deja a sus Hijas una forma de vida para ser verdaderas Esposas del Maestro como el ser amigo, discípula e hija de María ejemplo de Consagrada por excelencia; su convicción por la espiritualidad franciscana; su amor intenso al Divino Niño Jesús, al Sagrado Corazón de Jesús y a María; y su entrega contemplativa a la Divina Eucaristía, donde encontraba la presencia máxima del Maestro, que conforta a quienes entregan su corazón.
  • La Educación: porque es una función privilegiada para formar al niño y al adolescente, sin diferencia de credo, raza y condición social, en toda su persona para que pueda recrear la sociedad que le toque vivir, con los valores evangélicos desde un matiz franciscano.
  • Concepción de persona: desde una visión antropológica cristiana-franciscana. Para que ella sea capaz de ser responsable, libre y consciente del cosmos entregado por Dios, desde la creación del mundo para que sea humanizador y recreador del mismo.

 

Atras

Inicio

Adelante